PS – Apuntes para el debate – Socialismo 2020 (2do documento)

.

.

Por: CONVICCIÓN SOCIALISTA (Santa Fe)

.

El Partido Socialista se encuentra inmerso en un contexto nacional cuyo signo es el de una feroz crisis socioeconómica que atraviesa a la sociedad toda, con un tejido social dañado, con índices alarmantes de desempleo, desocupación, trabajo informal, inflación y recesión que generan cada vez más pobreza. A la vez, internamente, el Partido, pensado siempre como proyecto colectivo, ha pasado a ser una sumatoria de proyectos individuales, lo que conlleva a la pérdida de la unidad ideológica y de una línea metodológica común en el trabajo militante cotidiano.

.
Nuestro socialismo, abrevando en obras clásicas del pensamiento progresista y revolucionario y aplicando una práctica consecuente pudo encaminar su acción para modificar esa realidad, contando siempre con una base ideológica muy firme, una línea política sustentada en la realidad y un método de trabajo militante inédito para los partidos mayoritarios.

El objetivo siempre estuvo puesto en generar las condiciones para una sociedad más justa, democrática, participativa.

.

Una sociedad que ubique a las personas en el centro de las decisiones y que permita que todos y todas quienes la integren puedan desarrollar su capacidad creadora y realizadora. En definitiva, un socialismo humanista y humanizante.

.
Fueron la convicción ideológica y el trabajo metódico los que nos permitieron llegar a la gestión, primero en la ciudad de Rosario, y luego en el gobierno provincial, así como en numerosos municipios y comunas. En esas gestiones demostramos a la ciudadanía que es posible gobernar de manera transparente, teniendo a la igualdad como horizonte de las políticas públicas. Rosario fue el ejemplo para mirar. Su transformación se dio tanto en lo urbano, lo social, lo cultural, diferente a toda otra gestión en su apertura a la población, con transparencia en el manejo de las finanzas públicas y desarrollando una inédita política de salud pública, reconocida en el país y en el mundo.

.
Al mismo tiempo, el Partido fue sufriendo cambios que lo conmovieron, modificando el funcionamiento partidario. Se fue deteriorando aquello que reconocíamos como vida orgánica y se generaron divisiones que lo fueron debilitando. Nunca se resolvió la forma de trabajo y de relación entre partido y gestión, objeto de numerosos reclamos de las bases en las reuniones y en los Congresos partidarios.

La conducción no refleja la necesidad de una estructura partidaria democrática y transversal, planteada permanentemente por los compañeros y compañeras en las distintas instancias, generando un descontento generalizado, y, en algunos casos, el alejamiento del Partido.

.

También se viene reclamando la emisión de documentos que fijen posicionamientos, sobre todo frente a la situación que se está viviendo a nivel nacional en estos momentos.

Los recientes resultados electorales reflejan este deterioro. Tampoco pudimos evitar caer en la fuerza centrífuga de “la grieta”. El electorado de Santa Fe nos ha dado un serio llamado de atención y debemos pensar el camino y las estrategias políticas necesarias para recuperarlo.

.
Como elementos que nos pueden guiar en este proceso reiteramos las propuestas que surgieran de jornadas de trabajo realizadas en encuentros y Congresos, propuestas disparadoras para generar un debate y para ampliarlas y profundizarlas. Ellas refieren a las siguientes temáticas:

.

. La Organización Territorial, local y departamental, y las relaciones entre la Junta Provincial y los Centros Socialistas.

.
. Comunicación: instancias de diálogo horizontal y vertical. Instrumentos que garanticen la comunicación.

.
. La unidad partidaria y las tensiones internas: procesos de renovación, la igualdad de género y el diálogo intergeneracional.

.
. Formación política. Las herramientas para diseñar estrategias partidarias de crecimiento y consolidación territorial.

.
. Planificación política y desarrollo partidario. El PS y el Frente Progresista y la inserción del socialismo en la sociedad.

.
Qué hacer?

El desafío debe estar centrado en mantener la coherencia programática e ideológica y en regenerar la capacidad política conformando un espacio que sea capaz de articular las demandas de vastos sectores de la sociedad, con una propuesta de futuro. En este sentido, es fundamental generar los acuerdos básicos al interior del Socialismo que nos permitan mancomunar nuestras fuerzas para reconstruir los vínculos con la ciudadanía.
La principal responsabilidad que nos impone la realidad es formular un diagnóstico y trazar un accionar para proponer un nuevo paradigma político-programático que dé un horizonte de futuro.
Es necesario ampliar la base de sustentación del Partido, con las puertas abiertas a la multiplicidad de nuevos actores de la vida política, social y cultural cuya densidad es cada vez mayor. En paralelo al trabajo político tradicional, se encuentran una gran cantidad de organizaciones, grupos y una diversidad de personas que representan intereses colectivos que no han caído en la grieta y existen más allá de la misma. En este sentido, el Socialismo debe aspirar a conformar coaliciones políticas que incluyan representantes de los distintos sectores sociales, con quienes compartimos los objetivos de la igualdad, la defensa de los derechos humanos y sociales, y el compromiso con la defensa de las
instituciones democráticas teniendo como base la participación, la transparencia y la solidaridad.
.

Es momento de escuchar, sumar y ampliar la participación para recuperar y reinstalar en la sociedad nuestro proyecto transformador.
Por supuesto que el trabajo es muy arduo. En nuestra sociedad predominan valores individualistas y consumistas que contrastan cada vez más con los valores del socialismo.

Más difícil aún en tanto hoy carecemos de una organización partidaria que garantice el funcionamiento en frentes de trabajo militantes: gremial, barrial, universitario, graduados, juventud, mujer, etc. También carecemos de un espacio permanente y sistemático de formación, tanto en lo que respecta a formación política como a la formación en problemáticas que hoy nos preocupan: medio ambiente, ciencia y tecnología, las nuevas formas del trabajo, adicciones, etc.

Debemos combinar viejas metodologías con nuevas estrategias, sin olvidar nunca el diálogo con la gente, que es lo que nos permite un diagnóstico certero de la realidad y comprender mejor cuáles fueron nuestros errores.

Para ello es fundamental recuperar los conceptos de organizar, estudiar y difundir y aplicarlos efectivamente en el accionar político.

 

Además, entendemos prioritario recuperar muchos compañeros y militantes hoy ganados por el desánimo y el enojo y sumarlos a un proyecto de cambio que contemple los intereses de nuestras mayorías.

Estamos en una instancia casi fundacional y nos parece oportuno recordar que en tiempos oscuros, en los que imperaban el terror y la muerte, fuimos capaces de crear una alternativa superadora que la apertura democrática permitió concretar, al menos en la ciudad de Rosario y en la Provincia de Santa Fe.
Hoy, las condiciones son otras, pero la terrible desigualdad y el alarmante retroceso que experimenta nuestro país en lo que respecta a la calidad de vida y al desarrollo autónomo de la sociedad, nos comprometen con más fuerza y convicción que nunca, a concretar un modelo político justo y solidario.

Podemos y debemos hacerlo!

 

 

marzo 17, 2020