VACUNATORIO VIP, LA PUNTA DEL ICEBERG

.
.
Por: Fernando Ceaglio

Esta semana asistimos a un hecho de tráfico de influencias que es habitual en Argentina y que en Pandemia no tiene límites.

En este caso la situación tuvo como protagonista a quien a mi entender ha sido el mejor Ministro de Salud de Argentina desde la vuelta a la Democracia (me puedo equivocar)por los siguientes logros:

• Plan Remediar (se llegó a más de 15 millones de personas sin medicamentos que estaban debajo de la línea de pobreza y sin seguridad social luego de la década menemista y la crisis del 2001)

• Plan de Educación Sexual

• Libre distribución de anticonceptivos y preservativos

• Bajo la mortalidad infantil llegando a 13,3% destandose este índice como el más bajo en tres décadas (2005).

• Ley de Medicamentos Genericos

• Mejora en los programas para pacientes con Diabetes y HIV

• Políticas activas para la prevención del Cancer Genito-Mamario y ETS

• Políticas activas para el cuidado de la Salud Bucal.

• Promovió la despenalización del aborto desarrollando protocolos para evitar la judicialización de los mismos.

• Recientemente apoyo la Ley del Aborto, Legal, Seguro y Gratuito

• Reestableció la jerarquía del Ministerio de Salud, algo que no sucedía desde 1983 en Democracia y en 1981 en Dictadura.

Lo anterior no implica un cheque en blanco, creo implica un reconocimiento y no estuvo mal que Alberto lo haya nombrado nuevamente.

.
Lamentablemente, el hecho del Vacunatorio VIP es la punta de un iceberg de una forma que tenemos de manejarnos como Sociedad, una forma producto de la desidia y la crisis moral que vivimos como conjunto social y no como miembros o allegados a una extracción ideológica y que nos afecta todos, por ejemplo, en la Gestión de Cambiemos se pueden mencionar:

a) La causa del correo,

b) Parques eólicos,

c) Ausol,

d) Macair,

e) Panama Papers,

f) Blanqueo de familiares,

g) Soterramiento del Sarmiento

h) entre otras causas.

Ahora esto del Vacunatorio VIP y las diversas causas de tráfico de influencia de la gestión anterior y la actual muestran a las claras que esta forma de manejarnos se encuentra muy arraigada y para empezar a desterrar esta enfermedad debemos reconocerla e incorporar nuevas formas de interrelacionarnos sancionando este tipo de hechos que tanto daño nos hacen.
Lo que pasa en este sentido no es exclusivo de Argentina, pero en nuestro País tenemos los siguientes indicadores que se suman a la crisis moral que tenemos:

a) El 60% de los menores de 14 años pobres,

b) Más del 55% de la población con algún tipo de asistencia social,

c) El 70% de los jubilados que no cubren la canasta de indigencia

d) 3er puesto a nivel mundial de mayor evasión fiscal (Debajo de Malta, Guyana y Chad)

e) 22avo puesto en el ranking mundial de lavado de dinero.

f) 4to puesto en el ranking de lavado en toda América

g) 8vo puesto en el ranking de economías emergentes por stock de capital fugado

.
Cambiar lo anterior requiere que abordemos nuestra enfermedad como Sociedad toda, requiere que nuestra autoridades y clase dirigente pare la pelota, pues la misma llega a todos los rincones de nuestra Argentina pues esta forma de manejarnos lamentablemente se ha normalizado en todos los ámbitos sociales.
Es mi deseo que esto sea una demanda social y que nuestra clase dirigente tome nota, que terminemos con la idea de todos son lo mismo y que esto nunca va a cambiar, que todos podamos pensar otra Argentina que se levanta de estos indicadores y crisis que hoy nos toca vivir siempre desde la Diversidad y la Democracia.
Saludo el hecho de que el Presidente, seguramente con dolor, haya pedido la renuncia de Gines y lamento desde mi lugar como ciudadano lo que paso y abogo por que vayamos como mencione anteriormente desterrando estas prácticas en base a acuerdo y no caza de brujas, millones de Argentinos esperamos que sea así.
febrero 24, 2021