El Consejo Europeo aprobó un paquete de 750 billones de euros de ayuda

.

.

Por: Federico Merke    @FedericoMerke

SUPER HILO SOBRE UNIÓN EUROPEA!! El acuerdo del Consejo Europeo es un hito más de la integración europea y representa un punto de inflexión en el clima regional marcado por el Brexit, el distanciamiento con EEUU, la tensión con China y la pandemia. (1/20)

EN QUÉ CONSISTE?

El Consejo Europeo aprobó un paquete de 750 billones de euros para ayudar a los países a recuperarse del daño económico causado por el Covid-19. Se suma al presupuesto d la UE que será en total de 1.8 trillones para los próximos 7 años 390 billones serán dados en forma de grants, el resto en calidad de préstamo. Los estados deberán diseñar un plan de recuperación de sus economías para destrabar su parte del dinero que será distribuido entre 2021 y 2023.

DE DÓNDE SALDRÁ LA PLATA?

Por primera vez en su historia, la UE, a través de bonos de la Comisión, tomará prestada la plata de los mercados financieros. Se sienta el precedente de hacer de la deuda un instrumento para financiar a los estados miembros.

CÓMO SE DEVOLVERÁ ESA PLATA?

La comisión ha planeado establecer una curva de rendimiento de la emisión de deuda, con todos los pasivos a pagar a finales de 2058. De modo que la deuda se irá pagando a través del presupuesto anual de la unión.

PREFERENCIAS.

Hubo 3 grupos de preferencias: los “federalistas” liderados por Alemania y Francia, los “frugales” (Holanda, Dinamarca, Austria, Finlandia y Suecia) y los “populistas” (Polonia, Hungría).
Los frugales se oponían a los grants y preferían más préstamos. Los federalistas querían más grants que préstamos y los populistas querían grants pero sin condiciones de cumplimiento del rule of law, como querían federalistas y frugales.

AMBIENTE.

Las preferencias se dan dentro de un ambiente. En la UE este es altamente institucionalizado, con procedimientos y reglas de interacción que lo acercan al extremo “información completa” del continuo.
Es un ambiente que mitiga posiciones “radicales” y ofrece incentivos para ceder posturas y buscar una solución intermedia basada en discusiones técnicas y políticas, nacionales y supranacionales. Lo que los expertos llaman el “método Jean Monnet”.

INTERACCIÓN.

Lo que vimos estos días fue un ejemplo casi de manual de cómo la cooperación (crear valor a través del instrumento negociado) y el regateo (distribuir costos) coexisten en negociaciones que buscan resolver problemas de acción colectiva.
El principal regateo se dio entre los federalistas y los frugales. Los primeros consiguieron que se apruebe el acuerdo (representa casi el 5% del PBI de la UE) luego de mucha discusión. Desde la cumbre de Niza que no duraba tanto una cumbre. Los segundos consiguieron tres cosas.
(1) consiguieron que se recorten los grants de 500 a 390 bill; (2) consiguieron que sus aportes netos al presupuesto de la UE se recortaran E (3) incluyeron un sistema que le permite a cualquier estado bloquear la transferencia de fondos a quien no cumpla con su plan de reformas.
Los populistas, por su parte, consiguieron no atar los fondos al cumplimiento del rule of law. Este tema, sin embargo, no está resuelto aún. La Comisión tendrá una voz importante en establecer reglas claras. Un voto mayoritario, por ejemplo, podría bloquear los fondos.

CHECKS AND BALANCES.

Esto recién comienza. Técnicamente, la Comisión está expandiendo su presupuesto. Para esto necesita la aprobación de los parlamentos nacionales y, muy importante, del Parlamento Europeo, que tiene mucho peso en la aprobación del presupuesto.

EL BREXIT AYUDÓ.

La ausencia del Reino Unido debilitó a los grupos más euroescépticos y empoderó al viejo eje Franco-Alemán, que representa 2/5 de la población. Los frugales son 5 estados que representan un décimo de la población.

FUTURO DEL EURO.

Es probable que a partir de los bonos de la Comisión el Euro como moneda se vea fortalecido y el mercado financiero europeo se vuelva más atractivo a inversores internacionales que típicamente prefieren el mercado americano

EL PASADO COMO GUÍA.

El acuerdo muestra que la línea de base de la UE sigue siendo un buen criterio para estimar resultados. Esta línea consiste en que, ante situaciones de crisis, la UE logra acuerdos que, lejos de ser perfectos, mueven al bloque hacia más Europa
La UE tiene muchos desafíos por delante: un acuerdo con UK, con EEUU, nueva relación con China, polarización política, crecimiento de partidos radicales de derecha, refugiados, Irán, Israel y el West Bank, Rusia, etc.
El acuerdo no resuelve nada de estos problemas, pero ofrece un instrumento para sentar las bases de acción colectiva para enfrentar los efectos de la pandemia y revitalizar sectores como tecnología, sustentabilidad y regulaciones, entre otros.

Cuando el agua sube en la UE (y en el mundo), Hobbes sale a vender botes. Pero cuando el agua baja, asoma el regateo (en este caso institucionalizado) de Locke y algo de solidaridad Kantiana. No mucho más, pero tampoco mucho menos para estos tiempos que corren.

RRII en @UdeSA; Investigador de @CONICETDialoga; Director de @MpeiUdesa. International Relations and Latin American Foreign Policy

julio 21, 2020