Haddad: ‘El marco del programa del Lula viene de la interacción entre nosotros dos’

lula 2018

Por Marina Gama Cubas y Miguel Martins

En una entrevista a CartaCapital, el coordinador del programa del PT detalla propuestas y explica la estrategia electoral del ex presidente, detenido en Curitiba

Coordinador del programa del PT, Fernando Haddad ha mantenido conversaciones frecuentes con Lula en su celda en la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba. Después de convertirse en integrante formal de la defensa del ex presidente, el ex alcalde de São Paulo consolidó algunas de las principales propuestas en la constante convivencia con el principal liderazgo del partido.

Al recibir a CartaCapital en su casa en Sao Paulo el viernes 27, Haddad aparentaba el natural cansancio de quien pasó a ser el principal portavoz de Lula en las últimas semanas. En el caso de que el ex presidente no pueda competir, se ha desdoblado entre entrevistas, agendas políticas y viajes a Paraná.

En la primera parte de la entrevista, Haddad detalla algunas de las principales propuestas del programa de gobierno de Lula, cuyo marco surgió de conversaciones iniciadas desde enero con el ex presidente. Además de proponer la revocación de medidas como la congelación de gastos públicos por 20 años y la reforma laboral aprobadas por el gobierno de Michel Temer, el coordinador del programa defiende la ampliación de mecanismos de consulta a la población, como referendos y plebiscitos, para debatir cuestiones como el pre-sal y una reforma tributaria.

Sobre la disputa judicial en torno a la candidatura de Lula, Haddad afirma que la prioridad del PT es registrar el nombre del ex presidente el 15 de agosto. “Es esencial para nosotros desde el punto de vista moral y político.” El ex alcalde también confía en la posibilidad de que Lula grabe vídeos de campaña mientras su registro sea analizado por la Justicia Electoral.

El coordinador del programa reconoce que el 17 de septiembre, fecha límite para cambios en las planchas presidenciales, será un momento decisivo si hay dos negativas a la candidatura de Lula, del Tribunal Superior Electoral y del Supremo Tribunal Federal. Por ahora, el discurso es de unión en torno al mayor liderazgo del partido. “No voy a abdicar de Lula, el elector menos aún, ¿por qué lo haríamos? Ni si el elector hubiera hecho, pero no lo hizo.

CartaCapital: En un artículo publicado por la revista Piauí en junio del año pasado, usted afirmó que Lula participaría de su octava elección presidencial, estuviera su nombre o no en la urna. ¿Cómo es encabezar un programa de gobierno del ex presidente en esas condiciones de tanta incertidumbre?

Fernando Haddad: Convivo con Lula desde hace algún tiempo. Cuando en enero me invitó a coordinar el programa, estuvimos hasta abril dialogando con mucha frecuencia, al menos dos veces por semana, conversando sobre lo que él estaba imaginando para su tercer mandato. El Lula tiene mucha claridad, conoce a Brasil como nadie y sabe tanto de las posibilidades y de los cuellos de botella, de las adversidades que habrían de ser superadas. Entonces, fuimos mapeando un conjunto de iniciativas y propuestas. Por ejemplo, Brasil ya no puede vivir sin un sistema de crédito. No da más. Necesita tener un sistema de crédito civilizado. Lula habló: “mira, esa agenda del crédito tiene que volver con mucha fuerza”.

CC: ¿La propuesta de tributar bancos que no faciliten el crédito vino de Lula?

FH: Viene de un diálogo con Lula. El marco del programa fue fruto de una interacción entre los dos. A partir del marco, las piezas se encajan con la contribución de cientos de personas. Sin el marco, no viene la idea. Vira una colección de ideas. Lo que estamos presentando no es una colección de insights, es una cohesión interna de enfrentamientos que pretendemos hacer.

CC: En el primer eje del programa, por ejemplo, el PT cita la revocación de medidas del gobierno Temer. ¿De qué forma se hará?

FH: Va a depender un poco de la correlación de fuerzas en el Congreso Nacional. Pero el techo de gastos tiene que ser revocado inmediatamente porque hoy es un freno enorme a los ajustes de las propias cuentas públicas. Imaginar que usted mantendrá congelado el Estado durante veinte años, incluso para la búsqueda de eficiencia, eso no es inteligente. Es una regla única en el mundo. Estamos buscando formas más inteligentes de control de las cuentas públicas con la responsabilidad que es el estándar de Lula. Él es una persona que demostró seriedad con las cuentas públicas reconocida por sus adversarios – todos los indicadores financieros del Estado mejoraron en su gestión. Es necesario rescatarlo, pero dialogando con la realidad internacional nueva, como Donald Trump, proteccionismo, tasa de interés internacional, una serie de problemas para los que tenemos que tener alguna preparación.

CC: ¿Hay la previsión de plebiscitos o referendos ya en el primer año de gobierno?

FH: Lula entiende que deberíamos producir más consultas. No estamos utilizando los instrumentos que refuerzan la democracia representativa, que son las consultas. Tiene algunas reformas imprescindibles.

La reforma tributaria, por ejemplo, tiene una dinámica que estamos trabajando, que vamos a operar una transición de un régimen tributario muy irracional hacia un régimen tributario más racional y progresivo. Él es muy regresivo. Impone una carga de tributos sobre los más pobres muy alta. Vamos a aprobar una reforma tributaria y consultar a la población para referendar. Es el ejemplo de lo que se puede hacer.

CC: Pero para revocar medidas como el techo de gastos públicos, la reforma laboral, el camino a ser buscado será el Legislativo?

FH: Vía Legislativa. Pero el pre-sal, por ejemplo: ¿No sería un objeto interesante de plebiscito? ¿Por qué si cada gobierno es a su manera, cuál es la estabilidad que usted da para el modelo? Si usted consulta a la gente … ¿Quién es el dueño de las reservas? Es el pueblo que es el dueño de las reservas. Y es intergeneracional, no estamos hablando de cuatro años de mandato. ¿Estamos hablando de cuántos años de explotación del pre-sal? Veinte, 30, 40, 50 años de explotación del pre-sal? No tenemos ni idea de la cantidad de reservas todavía. Puede llegar a 100 mil millones de barriles, vamos a suponer. La gente consume, sé, dos millones al día? ¿Cuánto da 100 mil millones?

En una cuestión como esta, tal vez la mejor forma de resolver de una vez por todas es el PSDB hablar lo que piensa, el PT hablar lo que piensa, y el pueblo sellar el destino de esa historia. ¿Vas a tener fondo del pre-sal? ¿Va a tener vinculación para la salud y la educación? Define las reglas de manera que se da una estabilidad.

CC: ¿Cuál sería la base aliada en el Congreso el año que viene en un gobierno del PT, una vez que estamos en un escenario de mucha polarización en el Legislativo.

FH: Una de las formas de resolver una polarización como la que está sucediendo es una mayor participación de la sociedad. Si la oposición entiende que su propuesta es mejor para el pre-sal, ella va a saber explicar esto en la televisión. Si entendemos que la nuestra es mejor, tenemos la confianza que vamos a saber explicar. Entonces, si los dos lados son contemplados con tiempos iguales, igualdad de condiciones para explicar para la población, ¿cuál va a ser el argumento contra un plebiscito?

Es obvio que la oposición puede derrotar la propuesta de consultar, pero eso tiene un costo. Y el costo político es grande. De alguien decir: “no quiero que la población sea consultada sobre el pre-sal ‘.

CC: En el caso de la reforma laboral, ¿hay algún punto que el PT mantendría?

FH: Es esencialmente errónea.

CC: ¿Está equivocada?

FH: Usted está hablando de más de 100 artículos. Tiene un artículo inocuo. Estoy hablando de los pilares.

CC: Por ejemplo, el negociado sobre el legislado ya no fue defendido por la CUT en otras ocasiones?

FH: Pero ahí tienes una situación que tiene que ver con el fin del impuesto sindical. Para citar un problema: Brasil se quedó en un punto ciego en que no hay impuesto sindical, pero el acuerdo colectivo beneficia a toda la categoría independientemente de la filiación sindical. Eso es una anomalía. Si no tiene impuesto sindical, usted tiene que estimular la sindicalización en virtud de los beneficios que el sindicato trae para la categoría. Es necesario recomponer el equilibrio entre capital y trabajo. Se ha desequilibrado, claramente desequilibrado.

La CUT defiende el fin del impuesto sindical desde los años 80. Pero siempre entendió que para sustituir el impuesto sindical, la contribución voluntaria debía estar asociada a los beneficios del acuerdo colectivo a los sindicalizados porque ahí usted estimula la sindicalización si el sindicato es bueno.

Si el sindicato es malo, nadie va a querer pagar la filiación. Si el sindicato es bueno, y usted sabe que él está luchando por sus derechos, usted acaba con el peleguismo sin acabar con el sindicato [risas]. El objetivo de la reforma que la CUT propone es acabar con el peleguismo, no acabar con el sindicato, es diferente. De la manera que está, acaba el sindicato, no acaba el peleguismo.

CC: ¿Le gustó la reforma política que se hizo en el Congreso a finales del año pasado?

FH: Me gustó dos cosas que sucedió que va a cambiar mucho la calidad de la representación. Una del Supremo, que fue declarar inconstitucional la contribución a campañas electorales; y el final de la coalición proporcional, prevista lamentablemente sólo a partir de 2022. Creo que el mayor error ya no ha traído a 2018.

La cláusula de barrera (que dificulta el acceso de subtítulos menores a recursos del fondo partidista y al tiempo de telvisión), a pesar de no ser muy simpática, fue una gradualidad que tal vez sea benéfica. Pero considero que la existencia de partidos pequeños es saludable, tanto a la derecha como a la izquierda.

CC: ¿Hay alguna propuesta del PT para la reforma política en este momento?

FH: Estamos proponiendo algunos complementos. Por ejemplo, la elección de los parlamentarios en la segunda vuelta. Entendemos que esto puede ayudar a organizar situación y oposición de una manera más clara, en torno a proyectos más nítidos. Esto, por ejemplo, puede valer sólo para la elección presidencial. O puede valer para los parlamentos locales, incluso, pero tiene que tener una negociación.

CC: ¿Y la democratización de los medios de comunicación? También no es una nueva pauta.

FH: Es la primera vez que aparece con mucha claridad en el programa de gobierno. De esta manera, más contundente, es. Siempre se ha hablado en ella, pero creo que es hora de enfrentar los oligopolios en el país. La concentración de la propiedad, en general. Bancos y medios de comunicación, tierras, son cosas importantes para enfrentarse, sobre todo tierra improductiva. Tierra improductiva que está concentrada en la mano de alguien.

CC: ¿Eso sería enfrentado en el primer año de gobierno del PT?

FH: Sí. Hasta porque estás más fuerte para enfrentarte en el primero.

CC: Pero ¿cómo reaccionar a la reacción de los medios contra la regulación de los medios de comunicación?

FH: Ellos (los grandes grupos de medios) viven imponiendo miedo en la sociedad para mantener sus privilegios. Vamos a mostrar la legislación de Francia, Inglaterra, Estados Unidos. Nosotros queremos discutir a partir de eso, ustedes están de acuerdo? ¿Alguien va a decir que estos países son atrasados desde el punto de vista democrático? La cuna de la democracia occidental son esos tres países. ¿Cuál es el miedo que esto puede generar? Lo que es sorprendente es que los periódicos brasileños han presentado una demanda en el Supremo para las agencias internacionales de los sitios portugueses dejan el aire, o para vender el 70% de participación. Eso es censura.

FH: ¿Y cuál es la propuesta del PT para una reforma tributaria que alcance el piso de arriba?

Nuestra idea es promover la transición con dos garantías. Nosotros vamos a garantizar al Congreso que no pretendemos aumentar la carga tributaria neta durante la transición. Dar seguridad al Congreso. Y que los entes federales no perderán ingresos reales. Con estas dos trabas el Congreso se sentirá alentado en promover la transición del modelo porque esas son las dos preocupaciones: cuál es el estado y el municipio que va a perder y va a aumentar la carga. Vamos a dar garantías formales que no va a suceder.

Con esa garantía la gente logra ir aumentando los impuestos sobre renta y patrimonio a medida que disminuye el impuesto sobre el consumo, sobre todo de los bienes esenciales. Y a partir de ese mecanismo, usted hace el sistema tributario más racional y menos regresivo. Esto se hace inmediatamente, pero la operación de esto es más amplia. Pero la aprobación es inmediata.

CC: Recientemente, Ciro Gomes declaró que Lula sólo tendrá oportunidad de salir de la cárcel si él asume el poder. ¿Cómo interpreta usted esta afirmación?

FH: Es muy difícil comentar declaraciones sin entender el contexto. Por lo general evito comentar declaraciones de terceros. Primero, porque no he visto el contexto. Segundo, porque después hubo una aclaración. En fin, es difícil hablar. Usted está en medio de una campaña. Yo personalmente tengo aprecio por Ciro, siempre trato de interpretarlo de la mejor manera posible.

CC: ¿El Ciro estaría del ministerio de un gobierno petista?

FH: Bueno, ahí tengo que preguntar al presidente Lula, pero ya estuvo, no.

CC: Hoy hay una fuerte resistencia al Ciro en el PT? ¿Hasta por el hecho de que él no hubiera ido, por ejemplo, a la vigilia en el Sindicato de los Metalúrgicos del ABC antes de la prisión?

FH: No creo en eso, en resistencia fuerte. Una cosa es el PT querer tener candidato propio, otra cosa es hablar que eso es una resistencia a candidatos de otros partidos. Estas cosas tienen que ser separadas.

En la misma entrevista que Ciro habló de las posibilidades de Lula de salir de la cárcel con su victoria, afirmó ser el único capaz de dar continuidad al proyecto del ex presidente.

FH: Cuando usted está en una disputa electoral, usted intenta demostrar que es la persona más adecuada para asumir el puesto. Yo relativizo mucho eso, no absolutizo.

CC: El PDT negocia alianzas con el PSB y el PCdoB, así como los petistas, pero la indefinición sobre Lula dificulta una definición por parte de los subtítulos. Para el PT, esas alianzas son o no esenciales en la primera vuelta?

FH: Para el PT es esencial registrar el nombre de Lula, eso es lo que la gente necesita entender. Para nosotros lo esencial es defender a Lula. El registro de su candidatura es esencial para nosotros desde el punto de vista moral y político. No voy a abdicar de Lula. El elector menos aún. ¿Por qué lo haríamos? Aunque el elector hiciera -lo que no lo hizo-, nosotros no haríamos porque conocemos a Lula. Por las encuestas da la impresión de que el elector también conoce a Lula. También no está queriendo renunciar a Lula. Entonces es una cuestión para nosotros muy importante, llegar el día 15 [de agosto] registrando la candidatura de Lula.

CC: ¿Y el vice sería un petista?

Puesto que vamos a registrar el Lula, los otros partidos pueden agregar o no. Pueden tener candidato propio.

CC: Pero, ¿cuál es la voluntad del PT?

FH: Que estuviéramos juntos en torno al Lula, incluso con un vice de otro partido. No tengo ningún problema con eso. Siempre tuvimos el vice de otro partido, con una excepción. La definición para nosotros es así: quien quiere estar con nosotros, es quien quiere estar con Lula.

CC: La propia Luciana Santos, presidenta del PCdoB, afirmó que no hubo una invitación de vice por parte del PT a su partido. ¿El PT no tiene un vice aún porque ninguno de los posibles aliados tienen interés o porque hay una espera por un escenario más definido?

FH: Nadie tiene aún más. ¿Cuál es el partido que tiene el vice? El Alckmin no tiene vicio, el Bolsonaro no tiene vice, la Marina no tiene vice, el Ciro no tiene vice. ¿Por qué el Lula tiene que tener al frente de modo el mundo?

CC: Es una elección atípica.

FH: Ella es atípica porque tiene una prisión sin prueba del mayor líder popular de la historia.

CC: ¿El vice del PT elegido tendría un valor simbólico por la indefinición?

FH: Sí. Por eso no es el momento de elegir el vicio ahora. Usted va a agotar los plazos todos como todo el mundo está haciendo.

CC: El PT está organizando una manifestación frente al Tribunal Superior Electoral para el 15 de agosto, fecha del registro de las candidaturas. ¿Esa presión popular puede sensibilizar o presionar la Justicia Electoral de alguna forma?

FH: Este tipo de manifestación dialoga con la sociedad como un todo. No es para dialogar con los miembros del tribunal, es para dialogar con la sociedad. Es un gesto político de afirmación de valores, de principios, del liderazgo de Lula. Es un gesto de solidaridad.

CC: Pero usted considera importante movilizar a la población para hacer esa presión, o no?

FH: Es que no veo como una presión. Entonces es diferente. Yo veo como un gesto de solidaridad y de afirmación del mayor liderazgo político del país. No veo como un gesto de presión.

CC: Rosa Weber asumirá la presidencia del TSE. Ella negó el habeas corpus a Lula en abril, aunque sea contra las prisiones en segunda instancia. Por otro lado, ella rechazó una petición para considerar a Lula inelegible desde ahora. ¿Qué se puede esperar de la conducción del caso del ex presidente para la futura presidenta de la corte electoral?

FH: Me parece complicado hacer consideraciones personales sobre la conducta de una ministra del Supremo. El hecho concreto es que seis de los once ministros del STF consideran la prisión del Lula inconstitucional. Este es el hecho relevante, ¿no es así?

CC: El 17 de septiembre, plazo límite para cualquier cambio en una placa presidencial, será un momento decisivo para el PT.

FH: Si tenemos dos negativas. Una de las TSE y una del STF.

CC: ¿Y si no tiene negativa? ¿Y si el proceso aún está corriendo y llegar el 17 de septiembre y aún tiene posibilidades de disputar judicialmente la candidatura de Lula? El PT va hasta las últimas consecuencias, pudiendo arriesgarse a ser excluido de la disputa?

FH: Ahí es una decisión de él (Lula), ¿no? Obviamente si obtiene los documentos del TSE o la liminar del STF va hasta el final.

CC: ¿Y cómo será el programa electoral del PT? ¿Usted participará en nombre de Lula?

FH: Nosotros pretendemos que mientras esté en discusión el registro puede grabar y participar.

CC: Pero no hay el veto de la juez de ejecución penal Carolina Lebbos para grabar entrevistas y vídeos?

FH: Pero ahí entra la Justicia Electoral. Puede revertir esa decisión. Puede declarar que, mientras está en discusión, Lula debe tener los derechos asegurados. Es la Justicia Electoral que tiene la jurisdicción de decidir quién puede participar en los programas electorales. Si él puede mientras está en discusión el registro, él va a grabar.

CC: Hay informes de la dificultad de comunicación de la propia defensa del Lula. Uno de los ejemplos es el caso del abogado Sepúlveda Pertence, que discrepó de algunas tesis por parte de los abogados criminales. El PT tiene un enfrentamiento grande para encarar en el Judiciario, pero él está viviendo un problema interno en la defensa de él. ¿Cómo se está pactando una armonía en la defensa?

FH: Estoy trabajando más en la cuestión electoral, junto a los abogados de ese tema. Este asunto está bien administrado en el campo electoral. Los abogados que van a cuidar del registro, se ocupan sólo del registro, y por lo tanto la campaña quedará con otra parte. Lo que estoy cuidando es con los abogados del registro. No voy a cuidar de campaña ni de criminal.

CC: ¿Y los casos de los 145 candidatos a alcalde que pudieron concurrir en las elecciones incluso con el registro rechazado? ¿No conocemos muchos detalles, ellos son realmente semejantes al del ex presidente Lula?

FH: Ellos serán divulgados uno por uno para que la propia prensa pueda hacer una evaluación de la Jurisprudencia del Supremo. Algunos son idénticos. No todos.

CC: Tenemos información de que son cuatro casos muy cercanos. Pero son municipios pequeños …

FH: La ley es la misma.

CC: En el caso de Lula va directamente al TSE, no pasa por tribunales regionales …

FH: Sí, pero estoy hablando de la jurisprudencia del TSE. Estamos levantando las decisiones. Estas cosas en derecho funcionan así: hay que levantar si hubo una decisión diferente de las 145. Es necesario hacer un levantamiento de todos los casos.

CC: ¿El hecho de ir directo al TSE no tiende a hacer más rápido el proceso de Lula?

FH: Si va a ser rápido o no, no lo sé. Estamos levantando las decisiones. No sé cuánto tiempo va a llevar.

CC: Sancionar la Ley de la Ficha Limpia fue un error de Lula?

FH: Hay mucha controversia sobre eso. No en función del caso de Lula. Tanto el TSE ha mantenido el registro, a pesar de la Ficha Limpia. Estamos hablando de un levantamiento post-Ficha Limpia. El tribunal ha mantenido el registro. Pero por ejemplo: La Comisión Interamericana de Derechos Humanos entiende que la Ficha Limpia es restrictiva de la soberanía popular. Hay entendimientos internacionales y de convenciones internacionales que ponen en cuestión la constitucionalidad de la forma en que se aplica esta ley. Es una cosa muy nueva, tiene que evaluar los efectos.

CC: Recientemente, el ex ministro Eugenio Aragón, actual abogado de Lula, afirmó que el PT nunca entendió la naturaleza del Poder Judicial, y por eso se equivocó en la elección de sus ministros. ¿Está usted de acuerdo?

FH: En realidad tenemos un proceso de indicación que es poco participativo, es una decisión casi idiosincrática. Un círculo muy restringido del presidente va allá y lleva nombres, tiene plazo, porque generalmente hubo una jubilación, o un fallecimiento. Yo diría hasta que es una cosa un poco aficionada. Pero eso no es de los gobiernos del PT, es la forma en que hacemos Brasil. En mi opinión, tal vez necesitamos escuchar más entidades. Estamos hablando de 11 personas con mucho poder. En mi opinión, tal vez una escucha más amplia fuera importante. Escuchar más personas. La elección es mucho de cochera. Ministro de Justicia va con un nombre, el ministro de la AGU (Abogacía General de la Unión) va con otro. Y creo que más confunde al presidente de lo que ayuda. Es algo muy de bastidor. Y no es que el presidente escoja mal o bien, es poco informado. No estoy hablando de Lula, sino de todos. De Fernando Henrique Cardoso también.

En una entrevista el año pasado para CartaCapital, la historia Lincoln Secco, autor del libro histórico del PT, afirmó: “El golpe no fue dado para devolver el poder a Lula”. Muchos sectores, incluso de la izquierda, tienden a concordar con esa tesis. ¿Usted cree que, ante lo que acompañamos, la frase del profesor de la USP tiene sentido?

FH: Si usted canta las declaraciones del propio Lula, él mismo ya llegó a decir eso. Publicamente, incluso. El golpe sólo se cierra si impiden competir. Él mismo lo dijo. Porque, efectivamente, si concurre, gana.

CC: Recientemente, hubo un debate de representantes de los partidos de izquierda. En el encuentro, se defendió una candidatura única, pero parecía que ese candidato podría ser cualquiera menos Lula. ¿Usted considera una traición de parte de la izquierda?

FH: No lo creo. La traición es el PT renunciar a Lula. Los demás partidos tienen todo el derecho de lanzar candidatos. No son del PT. Para nosotros, sería gravísimo que anticipar a cualquier decisión y renunciar a aquel que la gente considera el cuadro más importante para sacar al país de esa crisis. Si alguien lo hará, no seremos nosotros.

agosto 6, 2018