#JusticiaPorRamona

.

Por : Partido Socialista Ciudad de Buenos Aires .

Lxs miembros del Partido Socialista de la Ciudad de Buenos Aires manifestamos nuestro profundo dolor y acompañamiento a las hijas, familiares, amigxs y compañerxs de lucha de Ramona Medina, dirigente social del Barrio Padre Mugica (Villa 31), fallecida a los 42 años por Covid-19.

.

También queremos señalar que lejos de tratarse de una fatalidad, la desaparición física de Ramona obedece a la ineficacia, cuando no a la ausencia de políticas publicas integrales y oportunas, (agravadas frente a la emergencia de la pandemia) dirigidas hacia los sectores más vulnerables de la sociedad en la ciudad más rica del país, donde gobierna el PRO en forma ininterrumpida desde hace trece años.

Ramona cobró visibilidad pública el pasado 3 de mayo cuando denunció la ausencia en los barrios populares de un elemento tan elemental en la lucha contra el virus como lo es el agua. En efecto, de acuerdo a lo denunciado por el Observatorio del Derecho a la Ciudad respecto al Barrio Padre Mugica: “La dotación de agua necesaria por persona es de 120 l/día. El operativo que el GCBA ha desplegado (300.000 l/día través de camiones cisterna) tan solo puede garantizar usos diarios mínimos a 2.500 personas sobre una población de 40.000 personas. Es decir, que el operativo llega a cubrir las necesidades únicamente del 5% de los habitantes del Barrio”.

Tristemente esta situación se repite en el resto de los barrios populares demostrando que la ciudad que realizó una descomunal inversión en autopistas, metrobuses, elevación de vías férreas y re-pavimentación hasta el hartazgo de sus calles, no ha sido capaz de garantizar el acceso de una importante porción de sus habitantes a un servicio elemental para la vida como lo es el agua.

Por otra parte, a partir del diagnóstico de que la mayoría de los porteños no se atienden en el sistema público de salud el gobierno del PRO ha venido reduciendo sistemáticamente el presupuesto en esta área. De acuerdo a un informe de la Fundación Soberanía Sanitaria del año 2019  titulado “Una década de deterioro del sistema de Salud Porteño” se destaca que  “en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la jurisdicción más rica del país, se han reducido la cantidad de camas disponibles -una disminución equivalente a cinco hospitales menos-, se produjo una baja de los egresos hospitalarios, una disminución de las consultas externas y de las consultas en CESAC y un leve aumento de las consultas por guardia en los hospitales públicos. El sistema se retrajo en volumen y capacidad de respuesta, abandonando la estrategia de Atención Primaria de la Salud”.

Es por estas razones que lxs socialistxs no podemos dejar de destacar el contraste en un sentido inverso con el de la ciudad de Rosario donde luego de años de gestión progresista el sistema de salud público ha crecido tanto en efectores como en eficacia trabajando desde una mirada integral y territorial  demostrando una gran capacidad de respuesta del Estado frente a una pandemia inédita como la que nos toca vivir hoy.

.

En la Ciudad de Buenos Aires al día de hoy ya un tercio de lxs infectadxs son habitantes de los barrios populares y la curva de contagios sigue creciendo en forma exponencial  y desproporcionada en este sector de la población producto del hacinamiento y de la ausencia condiciones mínimas de salubridad.

Urge la toma de medidas por parte del Gobierno de la Ciudad que garanticen las condiciones mínimas de habitabilidad e higiene para que el “quedate en casa” sea realmente una política de prevención y no un foco de contagio, como le toco sufrir a Ramona y a tantxs vecinxs de los barrios más humildes.

mayo 18, 2020