Los juegos del hambre de las escuelas porteñas

.

.

Por: Carlos Rodriguez   Fuente: www.pagina12.com.ar

El Ministerio de Educación de la Ciudad organizó un concurso en el que entregará 100 mil pesos por escuela. La propuesta es “contraria al acceso igualitario al derecho a la educación”, advierten las cooperadoras.

 

Ante las denuncias de las cooperadoras escolares por la brusca caída de los aportes del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta al mantenimiento de las 820 escuelas públicas de la Ciudad, el Ministerio de Educación porteño organizó “un concurso al que lo pueden ganar nada más que cien cooperadoras”

Esas cooperadoras “tendrán que reunir una serie de requisitos que muchas no podrán cumplir para ganar la irrisoria suma de 100 mil pesos cada una“. El dinero es para todo el año en curso, dado que la suma total estipulada para la propuesta es de diez millones de pesos, contó a este diario la integrante de una cooperadora porteña.

El proyecto fue rechazado por el Cuerpo de Delegados y Delegadas de Asociaciones de Cooperadoras de CABA, con la firma de Claudia Mónica González. 

La iniciativa de la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, se asemeja a la trama “de la película (de ciencia ficción) Los juegos del hambre, porque para ganar cien mil pesos nos vamos a tener que matar entre nosotros“,  dijo Carla Martínez, de la Asociación Cooperadora del Normal 4 de Parque Rivadavia, en diálogo con Página/12, en alusión a lo que deben afrontar los protagonistas del filme.

En su propuesta, la ministra Acuña habla también de generar “en los próximos días” un aumento del 19 por ciento en el Fondo Unico Descentralizado de Educación (FUDE), que,  como denunciaron las Asociaciones Cooperadoras, pasó de 104 millones en 2017 a 89 millones en 2018, cifra que se mantuvo sin variantes este año. La pérdida nominal fue del 14 por ciento, pero a eso debe sumarse la inflación de más del 50 por ciento. 

Por esa razón, las cooperadoras reciben un promedio de 100 pesos por alumno por año, motivo por el cual “las escuelas funcionan gracias al financiamiento que las familias realizamos”. El aumento será acompañado, dijo Acuña, por el cuestionado concurso, denominado Fondo Especial Proyectos Escuela-Asociaciones Cooperadoras (FEPEAC)

Un Fondo “insuficiente”

En una carta dirigida a George Hill, gerente operativo de Apoyo a las Escuelas y Cooperadoras Escolares del Ministerio de Educación, los delegados y delegadas señalaron que el anunciado aumento del 19 por ciento del FUDE es un monto que “nos resulta insuficiente, en un marco donde la inflación acumulada a lo largo del año 2018 y el actual supera el 50 por ciento, ya que es el único fondo que el Estado transfiere a las Escuelas Públicas para sostener su actividad diaria y que, en promedio, no supera los 100 pesos anuales por alumno/a”. 

El aporte del FUDE “ha ido perdiendo valor en relación a los importes imprescindibles para el funcionamiento de la Educación Pública, lo que convierte a las cooperadoras en el principal sostén de las mismas”, añadieron. 

 

“Lógica de competencia entre cooperadoras”

Respecto del FEPEAC, calificaron de positivo que se los tenga en cuenta “como actores de la educación” al invitarlos a proponer, junto con los docentes de las escuelas, proyectos pedagógicos, de acuerdo con la Ley Nacional 26.759 de Cooperadoras Escolares. Sin embargo, cuestionaron el hecho de que no se atiendan “cuestiones esenciales” de la política educativa como “infraestructura, comedores, salubridad”, entre otras. 

Por otro lado, rechazaron “las bases para acceder” a los fondos del FEPEAC, dado que suponen “una lógica de competencia entre cooperadoras, ya que impone un cupo de proyectos, que es contrario al acceso igualitario al derecho a la educación“. 

Sólo podrán acceder a los fondos, algunas de las cooperadoras, mediante “un llamado ‘mecanismo de selección’, que dependerá del pasaje por una instancia similar a un ‘concurso de oposición’, en el que una comisión evaluará el ‘mérito’ de un proyecto en términos de ‘pertinencia, impacto, innovación y participación de la comunidad educativa’ , sin precisar qué entiende el Ministerio por cada uno de estos términos“. 

Por su parte, Carla Martínez le dijo a este diario que en el mejor de los casos “cada una de las cien escuelas que resulten ganadoras van a obtener la suma de cien mil pesos”, cuando las necesidades son mucho mayores y en todas las escuelas. Martínez dijo que en una reunión que tuvieron en su distrito les explicaron que la propuesta es que entre las cooperadoras y los directores de los colegios “armemos un proyecto pedagógico que tiene que ser presentado antes del 23 de agosto”.

 

El anuncio oficial, a cargo de Acuña

Martínez sostuvo que el anuncio oficial lo hizo la ministra Acuña “ante algunos de los cooperadores” convocados por el gobierno, lo que habla desde el vamos de un principio de selección, además del tope de diez millones de pesos, a repartir entre las cien escuelas ganadoras del concurso.

Para poder ingresar a la competición por un premio que es “de todas maneras irrisorio”, las cooperadoras tendrán que presentar el balance del año anterior y que haya cobrado el Fude de este año”.

En la reunión con las autoridades educativas, los “alentaron” a participar diciéndoles que “como muchas escuelas no han podido todavía presentar el balance del año anterior y no cobraron el Fude, nos dijeron textualmente: ‘hay más posibilidades chicos de que ganen, participen en el concurso’”. 

En definitiva, opinó Carla Martínez, “nos alentaban a nosotros porque muchas otras escuelas van a quedar afuera y por eso, la mayoría de las cooperadoras estamos en contra de la iniciativa” oficial.

Una de las razones del rechazo es que “nos están haciendo competir por un dinero a las cooperadoras, cuando todas tenemos la necesidad de recibir más aportes del Estado y por esa razón reclamamos un trato equitativo para todos, porque todos somos la escuela pública y nosotros no podemos mirar sólo lo nuestro, de manera que tenemos que decir que nos den a todos o nada”. 

Martínez señaló que ni siquiera les dijeron “quiénes van a ser los jurados, los que van a evaluar las propuestas que presenten las distintas escuelas”. 

“Tenemos que ser solidarios entre escuelas”

Por otro lado, recalcó que ellos no puede evaluar “sólo lo que necesita el Normal 4, sino que tenemos que ser solidarios con las otras escuelas, porque a lo mejor las de la zona sur, en La Boca o Barracas, tienen más necesidades que nosotros en Parque Rivadavia”. Por lo demás “hay que tener en cuenta que cien mil pesos no es nada, porque si hay que comprar un televisor, por ejemplo, hay que pasar hoy el presupuesto, pero hasta que te lo aprueben el precio que pasaste se modificó por la inflación”.

Por todas estas razones, “a esta iniciativa nosotros la llamamos Los juegos del hambre, porque (como en la saga de películas con ese nombre), nos están convocando a que nos matemos entre nosotros para obtener el premio”. Consideró que se trata de una nueva versión del “divide y reinarás”, de manera tal que “esto no es más que una cargada, porque los diez millones aparecieron antes de las elecciones”, días antes de las PASO y a meses de las definitivas de octubre. 

 “Si tienen diez millones de pesos, que es una cifra de todas maneras irrisoria, ¿por qué no la dividen entre todas las escuelas, priorizando a las más vulnerables?”. Los reclamos por una mejora sustancial en los aportes del Estado a las escuelas porteñas fueron avalados por unas cincuenta Asociaciones Cooperadoras. 

 

 

 

agosto 15, 2019