OPINIÓN SOCIALISTA :: Agustín Martini : “IMPUESTO A LA RIQUEZA”

.

.

Por: Agustín Martini   :  Fuente: Fuente: Partido Socialista – Democracia y Participación.

Estamos viviendo momentos de mucha incertidumbre, la pandemia aún resuena con fuerza y genera movimientos en un escenario donde nadie quiere perder y todos pretenden ganar. Síntomas de un valor que rige en nuestra sociedad y que socava los valores más humanos y solidarios que uno pueda practicar. Provocando una gran desigualdad como la que tenemos hoy en día.

 

La creciente concentración del ingreso y patrimonio en una reducida elite se opone a la noción de justicia social, según la cual los beneficios del crecimiento económico y la modernización deberían ser compartidos por todos los integrantes de una sociedad.

La crisis actual requiere necesariamente de una distribución del ingreso equitativa que nos permita poner en marcha el motor del país sin dejar en el olvido a la mayoría de las personas que hoy sufren por no poder satisfacer sus necesidades básicas. Sino más bien hay que entenderlas como parte de la solución.

El Estado tiene que ejercer su poder de soberano y conducir el proceso de salida de esta crisis tan profunda. Su principal herramienta sigue siendo la capacidad de ejecutar pagos sin necesidad de una recaudación previa. Pero el Estado ya gastó y sigue gastando, lo que necesita ahora es recaudar. ¿Dónde puede obtener los recursos?

Los impuestos directos son por excelencia los impuestos que pueden conducir a una mayor equidad siempre y cuando éstos apliquen por ingreso y no por consumo.

Argentina es el país con menor incidencia tributaria por parte de los impuestos directos si los comparamos con los países de la OCDE, contrario al imaginario que intentan instalar quienes poseen los patrimonios más abultados.

En estas situaciones son comunes los argumentos en contra de proyectos como el que estamos debatiendo, el cual impone una serie de alícuotas a personas físicas con patrimonios superiores a $200mm de pesos siendo aplicable a 12.000 personas en nuestro país. ¿Entonces por qué tanta reticencia?

Desmitificar ciertos supuestos del discurso del establishment no es algo nuevo, pero sigue siendo necesario ante tanta confusión generada por los medios de comunicación. ¿Este impuesto significa pan para hoy y hambre para mañana? Lo concreto es el hambre de hoy.

Un impuesto de esta índole no significa huida de capitales o una menor inversión futura en el país. Los movimientos de los inversionistas difieren en gran medida de los supuestos ortodoxos donde los ahorros definen a la inversión, sino que como fue demostrado por tantos economistas durante el siglo XIX, es la inversión la que define la tasa de ahorro. Lo que miden los inversionistas es la tasa de rendimiento y no cuanto ahorra el país, el inversionista quiere vender, no que la gente ahorre y para eso la gente tiene que gastar.

“Hablan de solidaridad y sobre todo de solidaridad con el dinero ajeno” dicen para desprestigiar una vez más al Estado. ¿Ajeno? ¿Quiénes han realizado el trabajo que les trajo tanta riqueza? ¿No tienen empleados? Lo que seguro no tienen es un sentido de la solidaridad. Porque si en estos momentos no son ellos los que ofrecen tenderle una mano al pueblo argentino, ¿bajo que circunstancias lo harían?

Como socialistas apoyamos este proyecto, que, si bien se plantea por única vez, corre la idea de que Argentina no produce “ahorro”, “no produce excedente”, “faltan inversiones”. Nuestro país produce riqueza en grandes cantidades, pero queda en manos de pocas personas.

Entendemos que el país necesita una gran reforma tributaria, que sea progresiva y capaz de solventar los gastos que realiza el Estado. La necesidad es muy superior a lo que pretende recaudar este proyecto, pero nos abre la puerta a discutir esta cuestión de manera más profunda. Tenemos que entrar y estar a la altura de la circunstancia, el PS ha sido promotor durante sus largos años de vida de una sociedad más justa, más equitativa. Sabemos que no alcanza, sabemos que las cosas se pueden hacer mejor, pero entendemos que ese es el papel que tenemos que jugar como partido.

 

septiembre 7, 2020