PARTIDO SOCIALISTA – Declaración principios – CONVERGENCIA SOCIALISTA

.

.

 

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

DE LA CORRIENTE DE OPNIÓN NACIONAL DEL PARTIDO SOCIALISTA

CONVERGENCIA SOCIALISTA

.

Las afiliadas y afiliados al Partido Socialista, integrantes de la agrupación interna CONVERGENCIA
SOCIALISTA, afirmamos:

Que los sectores económicos concentrados, dueños de las finanzas, los medios de producción y de ciertos medios de comunicación, se apropian de la riqueza y a través de estrategias de elusión y evasión, no contribuyen al progreso de la sociedad y de sus miembros, sino que conspiran contra una universal libertad y una efectiva igualdad de oportunidades.

 

Que en el mundo las veintiséis personas más ricas poseen la misma riqueza que la mitad de la población de todo el planeta; que en Argentina el 10% de la población más rica obtiene un tercio de la riqueza que se genera y gana 20 veces más que el 1 0% más pobre, unas 40.000 familias concentran el 70% de las riquezas totales de nuestro país y 100 familias acaparan el 10% de esos recursos. Mientras tanto, los y las que trabajan están siempre en la inseguridad y en la escasez, su friendo la disminución de sus ingresos por la inflación y afrontando recortes salariales frente a cualquier situación que ponga a la economía en crisis.

 

Que bajo el dogma de libre mercado, las formas competitivas del capitalismo atentan contra la posibilidad de caminar hacia sociedades más justas, libres y solidarias; en tanto que las formas cooperativas y asociativas de la economía social y popular (cooperativas de trabajo, empresas recuperadas, mercados autogestivos, ferias populares) generan las condiciones para un sistema de producción y comercio más equilibrado, igualitario, democrático y sustentable.

 

Que el orden capitalista en su afán de lucro intrínseco, justifica la destrucción del ambiente y la mercantilización de todo lo existente, poniendo en peligro los equilibrios de ecosistemas y la biodiversidad, atentando contra la supervivencia de la propia especie humana.
Que en nuestro país este sistema adopta formas de explotación basadas en el latifundio, los monocultivos y economías extractivas que contaminan la tierra, el agua y el aire y que desconocen las soberanías de los pueblos. Así es como desde una mirada centralista se ignoran las características de las economías regionales y su potencial para un desarrollo territorial y ambientalmente armónico. 
Que las trabajadoras y trabajadores, las y los estudiantes y las y los jubilados son quienes sostienen con su esfuerzo y fuerza de trabajo la producción de riqueza en nuestro país. Que el pueblo trabajador, como sujeto político y productor de estas riquezas, debe organizarse para defender y ampliar sus derechos, y por ello el Socialismo debe promover la democratización y modernización de los sindicatos existentes, así como estimular nuevas formas de organización en un mercado laboral cada vez más precarizado por el uso no regulado de las nuevas tecnologías.
Que mientras no se promuevan formas de consumo conscientes y reguladas no capitalistas bajo una nueva cosmovisión y paradigma cultural, no habrá salida de este sistema de crecimiento y crisis recurren tes, y que mientras no se entienda que es más importante redistribuir que crecer, seguirá existiendo hambre en un país que produce alimentos suficientes para diez veces su población.
Que estos actores sociales que mencionamos son los protagonistas y destinatarios de las políticas socialistas, y que sólo trabajando junto a ellos para el reconocimiento de sus derechos a través de la organización, el estudio y la difusión de nuestras ideas será posible formar los consensos necesarios y reunir la voluntad popular suficiente para transformar las condiciones existentes.
Que sin una necesaria reforma del sistema económico, tributario, previsional, financiero y productivo no podrán lograrse las condiciones para una verdadera libertad de nuestro pueblo.
Que esta realidad es común a toda Latinoamérica y que, en el marco de la independencia económica y la soberanía política de nuestro país, debemos buscar las formas de integración del bloque histórico latinoamericano que otorguen capacidad de acción, basándonos en la igualdad jurídica de las naciones, el derecho a la autodeterminación y la no intervención, y reafirmando la soberanía de nuestro país sobre las Islas Malvinas.
Que en nuestra histórica defensa de los derechos humanos, asociados en nuestro país al concepto de memoria, verdad y justicia como marco de guía orientativa del pasado, presente y futuro, debemos acompañar los reclamos de colectivos específicos que no siempre cuentan con un acceso real y efectivo al pleno goce de esos derechos.
Que sin feminismo no existe socialismo y que más allá de que la lucha llevada adelante por los movimientos de mujeres, diversidad y disidencias sexuales ha promovido mayores niveles de equidad el sistema de organización patriarcal continúa generando desigualdades y violencias, replicadas generación t ras generación, que deben ser erradicadas.
Que las poblaciones de los pueblos originarios padecen toda clase de discriminación y privaciones que desconocen sus derechos preexistentes como el de la tenencia de su suelo ancestral, así como el de a una vida digna, en el marco del respeto a su cultura y sus creencias.
Que las personas con discapacidad carecen de mecanismos que permitan una plena integración social, debiendo soportar barreras de toda índole en el acceso a la salud, la circulación, los bienes culturales, el empleo.
Que inmigrantes y refugiados, que han contribuido a la construcción de la Nación Argentina, en la actualidad son discriminados y muchas veces perseguidos, en contra de los principios constitucionales.
Que los sectores poblacionales como las infancias, las juventudes, y las y los adultos mayores, se encuentran empobrecidos y vulnerados, debiendo ser particularmente protegidos y considerados sujetos plenos de derecho. Que las transformaciones propuestas deben garantizarse desde el Estado en sus distintos niveles, y que en cada instancia de gobierno a la que acceda el Socialismo deberá sostener siempre como guía la profundización de la democracia en todas las esferas, la ampliación efectiva de derechos, la calidad y transparencia institucional, siendo para ello imprescindible un efectivo funcionamiento orgánico partidario.
Que tanto la vida interna de nuestro partido como la formulación de políticas públicas debbasarse en la toma de decisiones colectivas y orgánicas , y que en ningún caso liderazgos personalistas pueden reemplazar la construcción democrática y participativa.

Por tanto:

La agrupación interna CONVERGENCIA SOCIALISTA convoca afiliadas y afiliados y a simpatizantes
del Socialismo que abrazan el ideario de partido de izquierda democrática, para que adopten la presente Declaración de Propósitos, y se sumen a plasmarla en una actualización y ampliación del Programa del Partido Socialista que la refleje plenamente.

 

Septiembre 2020

 

 

septiembre 27, 2020