Plan Vuelvo a Estudiar, Santa Fe, Argentina

.

.

El abandono escolar en el nivel secundario es uno de los desafíos más difíciles que enfrenta la política educativa en toda América Latina. La provincia de Santa Fe, Argentina, lo aborda mediante el Plan Vuelvo a Estudiar: una política que parte de un diagnóstico preciso de casos de abandono escolar para diseñar estrategias “artesanales” que respeten las trayectorias educativas escolares particulares y permitan a los jóvenes retomar, permanecer y egresar de la escuela secundaria con aprendizajes de calidad.

 
En América Latina y el mundo sobran los diagnósticos que califican a la escuela secundaria como desconectada de las realidades, los intereses y las características de la(s) juventud(es). El abandono temprano de los estudios en este nivel es una de sus más graves consecuencias: la discontinuidad en la trayectoria escolar se traduce, en la mayoría de los casos, en una trayectoria socio-laboral con más obstáculos y menos oportunidades.

La provincia de Santa Fe partió de este diagnóstico para diseñar una política que ataca directamente esa desconexión, tendiendo puentes entre las escuelas y sus contextos. Se trata del Plan Vuelvo a Estudiar (PVAE), creado en 2013 en el marco del Gabinete Social interministerial de la provincia, que en 2016 alcanzó a más de 10.000 jóvenes y adultos.

Las acciones del Plan comienzan con la detección de casos de abandono escolar a través del SIGAE Web (Sistema de Administración y Gestión Escolar), que permite un seguimiento nominal de la trayectoria de los estudiantes. A partir de ello, los “consejeros juveniles”, formados desde el paradigma socioeducativo en que se inscribe el Plan, recorren los barrios pre-identificados visitando casa por casa a los jóvenes y adultos que dejaron la escuela. Lo hacen junto con los equipos socioeducativos del Ministerio de Educación provincial, referentes territoriales de municipios y comunas, y miembros de equipos de otros ministerios que componen el Gabinete Social de la provincia. Allí dialogan con ellos y sus familias con el fin de sensibilizarlos y acercarles distintos caminos que les permitan retomar sus estudios o bien participar de instancias que oficiarán de “puente transitorio” (recreativas, deportivas, culturales, ámbitos de participación juvenil, entre otras) para lograr, en definitiva, el regreso a la escuela secundaria.

A partir de ello, los consejeros acompañan a los estudiantes desde el territorio, apoyándolos ante dificultades para la permanencia en la escuela y estimulando su interés por el aprendizaje a lo largo del recorrido. Carina Gerlero y Susana Copertari, Secretaria de Planificación y Articulación Educativa y Coordinadora Provincial del PVAE, respectivamente, explican el sentido del rol de estos consejeros: “se genera un lazo de confianza entre el consejero, el joven y su familia, que hace fortalecer los vínculos socioeducativos, pero de ninguna manera se hace dependientes a los jóvenes de sus consejeros (…). Cuando se percibe un desarrollo autónomo de los jóvenes, los consejeros retiran paulatinamente el sostén desplegado” (2016, p. 16).

Foto: Gobierno de Santa Fe

En paralelo, a través de la figura del referente institucional —miembros del cuerpo docente de las escuelas formados para recibir a los jóvenes que vuelven a estudiar y trabajar en articulación con los consejeros juveniles— el PVAE acompaña a las escuelas y las vincula con otras instituciones del territorio para generar trayectorias educativas completas y de calidad, que atiendan a las realidades de cada uno. Se busca fortalecer no solo a la escuela como institución social capaz de recibir y motivar a los jóvenes que regresan, sino también el vínculo de los demás estudiantes con la escuela secundaria. Así, consejeros juveniles y referentes institucionales, trabajando articuladamente, apoyan de forma personalizada a los jóvenes en la transición hasta lograr su completa inclusión educativa y social.

Estas tres líneas de acción se articulan en dos momentos, que a su vez adoptan distintas particularidades en cada región y municipio en lo que los referentes de la política describen como un “armado artesanal”. El primero sucede fuera de la escuela, en los territorios y hogares de quienes la dejaron; y el segundo se desarrolla en la escuela y/o institución comunitaria. También cabe destacar la figura de los referentes regionales, quienes desde las 9 sedes con las que el Ministerio de Educación en la provincia guían el trabajo de los consejeros, toman el trabajo sobre los casos más complejos, y orientan a familias y jóvenes que se acercan espontáneamente a consultar por el PVAE.

Foto: Gobierno de Santa Fe.

Foto: Gobierno de Santa Fe.

Algo que distingue a este plan de muchos otros que actúan sobre el mismo problema es que la primera alternativa de continuidad que se plantea no es en instituciones pensadas específicamente para la reinserción escolar, que suelen ser ofertas educativas compensatorias de baja intensidad, y asociarse a rótulos negativos y estigmatizantes. En cambio, se incluye a los estudiantes en las escuelas secundarias del sistema educativo presencial (Escuelas de Educación Secundaria Orientada, Escuelas Técnico-Profesionales y Escuelas de Enseñanza Media para Adultos).

No se trata de etapas rígidas sino simplemente orientadoras: uno de los ejes del Plan es la flexibilidad, que implica contemplar trayectos diversos a lo largo del recorrido propuesto. Los consejeros acompañan articulan acciones con directivos, docentes y referentes institucionales para que el alumno permanezca y concluya sus estudios secundarios, con una mayor flexibilidad de los tiempos y espacios educativos, de ser necesario. Así, se contemplan tiempos más prolongados de cursada y se permiten ausencias temporales por situaciones personales particulares (maternidad, actividades laborales estacionales, entre otras).

La lógica de flexibilidad y “armado artesanal” de respuesta a las demandas de las comunidades en los territorios derivó en la creación de dos líneas estratégicas adicionales del PVAE: “Vuelvo a Estudiar – Tiempo de Superación” y “Vuelvo a Estudiar Virtual”. El primero, implementado a partir de convenios con sindicatos o empresas, permite a adultos trabajadores culminar la escuela secundaria con una cursada semipresencial que se desarrolla en su lugar de trabajo por parte de docentes que concurren a sus lugares de desempeño laboral. Así, comenzaron o retomaron sus estudios de nivel secundario grupos de trabajadores del sector de transporte, alimenticio, sanitario, de varios organismos del sector público, entre otros.

El caso de “Vuelvo a Estudiar Virtual” es particularmente llamativo por algunas características novedosas de su diseño e implementación, motivo por el cual se aborda en un apartado propio a continuación.

 

Vuelvo a Estudiar Virtual

El Plan Vuelvo a Estudiar Virtual se implementa desde 2015 y, como su nombre lo anticipa, ofrece a los jóvenes y adultos la posibilidad de cursar la mayor parte (89%) de sus estudios secundarios a distancia a través de una plataforma virtual. Su diseño pedagógico-curricular es uno de sus componentes más interesantes. El plan ofrece el trayecto de educación secundaria en dos orientaciones[1], cuyos contenidos se organizaron en módulos interdisciplinarios definidos a partir de ejes problemáticos (tales como “Diversidad cultural y desigualdades”, “Promoción y construcción de entornos saludables” o “Ciencias, tecnologías e innovación”, entre otros). La aprobación de los módulos está sujeta a la elaboración de proyectos de acción socio-comunitarios, que permiten poner en diálogo saberes de distintas disciplinas. La provincia conformó un equipo de docentes contenidistas que se encargaron del desarrollo de materiales didácticos multimediales, que son constantemente mejorados a partir de la retroalimentación de los docentes tutores que los implementan.

La arquitectura curricular de la propuesta se apoya en la concepción freireana de la educación, que entiende al aprendizaje desde una perspectiva dialógica. Para llevarla a la práctica, se capacitó al cuerpo de tutores en el paradigma “inclusivo-afectivo”[2]. Esta formación permitió constituir un equipo de tutores que acompañan el proceso de aprendizaje de los alumnos desde una perspectiva dialógica y contextualizada. Si bien su trabajo se da principalmente en el ámbito virtual, realizan un seguimiento que excede estos límites: si se vuelve necesario, los llaman por teléfono o articulan con los equipos territoriales del Plan para ayudarlos a mantener la continuidad mediante las adecuaciones organizativas necesarias para que puedan continuar cursando.

Foto: Gobierno de Santa Fe

Foto: Gobierno de Santa Fe

La cursada de esta modalidad de Vuelvo a Estudiar tiene una carga horaria de 3000 horas en total, más del doble de las 1400 horas que se cursa en las Escuelas de Educación Media para Adultos (EEMPA) de la provincia. Así, Vuelvo a Estudiar llega a los márgenes del sistema con una propuesta de alta intensidad y altas expectativas con una impronta de transformación educativa, personal y social que construye justicia educativa.

***

A través de la combinación de sus modalidades, el PVAE acompaña las trayectorias más diversas: estudiantes que realizan pasajes más prolongados, con instituciones socioeducativas intermedias antes de la escuela; estudiantes adultos que terminan su escolaridad mientras continúan recorridos laborales; estudiantes que deben pausar sus estudios por motivos personales o laborales; jóvenes en conflicto con la ley penal, entre otros casos. Para todos ellos, Vuelvo a Estudiar ajusta su “armado artesanal” según sea necesario.

Otra de las cualidades salientes de Vuelvo a Estudiar es la articulación que permea todos sus niveles de implementación. En el nivel provincial, se desarrollan acciones articuladas y se trabaja en equipos interministeriales de las áreas de Educación, Desarrollo Social, Salud y Seguridad, ministerios que componen el Gabinete Social provincial. En los municipios, se involucran supervisores, equipos directivos, referentes institucionales del plan, y referentes de otras instituciones sociales y culturales del territorio.

Desde que el plan comenzó, más de 8.000 jóvenes y adultos han sido incluidos de forma presencial, y unos 2.000 han vuelto a estudiar en el marco de Vuelvo a Estudiar Virtual (Gerlero y Copertari, 2016). El plan ha incorporado alumnos a 373 escuelas secundarias, que se vieron interpeladas y revitalizadas por el enfoque que Vuelvo a Estudiar trajo consigo de la mano de sus consejeros, referentes y estudiantes incluidos.

Referencias

Gerlero, C. y Copertari, S. (2016). El Plan Vuelvo a Estudiar de inclusión socio educativa: líneas estratégicas, territorialidad y calidad social como política pública del Estado santafesino. Conferencia pronunciada en el Seminario Internacional sobre Inclusión de Adolescentes en la Educación Secundaria. Belo Horizonte.

Para continuar explorando

  1. Video describiendo en su totalidad el PLAN VUELVO a ESTUDIAR  

2) Video “Formación de tutores del Plan Vuelvo a Estudiar Virtual”: https://www.youtube.com/watch?v=xD635LFa7kA

[1] Concretado a través de un convenio con la Universidad de Granada en primera instancia, y luego replicado en la misma provincia de Santa Fe.

[2] Las dos orientaciones ofrecidas por el Plan Vuelvo a Estudiar Virtual son Economía y Administración, y Agro y Ambiente. Ambas han obtenido aprobación plena en el nivel nacional por parte del Consejo Federal de Educaciónmediante sus dictámenes 1800/15 y 1801/15 respectivamente, y a nivel provincial mediante la Resolución Ministerial Nº825/15 (Provincia de Santa Fe).

mayo 16, 2019